viernes, 16 de septiembre de 2011

“La oscuridad del gozo es el infinito que uno lleva dentro de sí. ¡En efecto, quien busque el infinito, que cierre los ojos”


Esta frase la he tomado de “la insoportable levedad del ser” ( Milan Kundera), nos muestra que estamos en el infinito y el infinito está dentro de nosotros a la vez.

La oscuridad nos lleva a divagar en el infinito dándonos la sensación de todo y nada al mismo tiempo, como una gota que al caer al mar se hace una con el mismo. Esa sensación de saber que todo está ahí pero, a la vez, no poder distinguir las partes del todo.

Si mucha hay mucha luz durante el día que te cega y no te permite ver más allá, cierra los ojos y pasea por el infinito.